7 Formas de Minimizar los Riesgos En Una Pequeña Empresa

Los riesgos calculados son una parte audaz pero crucial del crecimiento personal y comercial. Puede dar miedo al principio, pero al evaluar el nivel de riesgo para cada oportunidad que se presenta, estarás más equipada para sopesar los pros y contras de cada situación.

Tomar riesgos que han sido correctamente evaluados – pros y contras- es la mejor manera de salir adelante en los negocios, especialmente cuando la empresa es pequeña y se propone crecer en el futuro cercano. En general, es una oportunidad para exponerse a ganar o perder que puedes tomar después de considerar cuidadosamente las ventajas y desventajas.

Si has estado jugando a lo seguro con tu negocio, quizás sea hora de correr un riesgo que cambiará la forma en que consideras la toma de decisiones.

Aquí te presentamos 7 maneras de minimizar el riesgo en tu empresa:

1. Analiza qué riesgos tienen sentido para ti

Los niveles de riesgos son diferentes para cada persona y dependen, en gran medida, de su nivel de comodidad con la idea del cambio. Cada empresa tendrá planes completamente diferentes y especializados para lo que quieren lograr.

abrumada_deudas

2. Establece tus metas y haz una tormenta de ideas

Al conocer tu objetivo y analizar hacia atrás el proceso para ver cuánto tiempo tomará hacer el cambio, te preparas a ti mism@ para el proceso de cambio. Este paso en el proceso también ayuda a concientizarnos sobre cuantas personas tendrán que participar y cuándo.

3. Evalúa el nivel de riesgo de cada oportunidad

Al investigar y prepararte para la posibilidad de tomar un riesgo, es importante ser imparcial al juzgar la situación – tal cual lo hace un contador o un agente de seguros – con el fin de saber cuándo sería una mala idea seguir adelante con el crecimiento del negocio que tienes en mente.

Al obtener la visión de personas externas al negocio, obtienes una base más sólida sobre dónde está ubicado en la actualidad tu negocio y dónde podría terminar.

4. Crea un plan detallado de ejecución

Con un riesgo calculado, tienes que establecer tus metas y completar una hoja de ruta que contenga lo que tengas que hacer para que eso ocurra.

Una forma de ver esto es a través de un programa de entrenamiento. Con el fin de entrenar al personal en nuevas formas de hacer las cosas, la capacitación será más productiva si antes se explica a los empleados qué habilidades necesarias para el trabajo van a aprender cada uno.

En lugar de saltar a ciegas, debes buscar más en los temas y ver las investigaciones que están disponibles. Al averiguar las consecuencias o beneficios potenciales que puedan surgir, estarás mucho mejor preparad@ para lo que estás a punto de asumir.

Al salir de tu zona de confort y asumir nuevas oportunidades presentas a tu  empresa como líder en el mercado. Un plan cuidadosamente calculado puede abrirte a un mundo de posibilidades que no habías siquiera considerado anteriormente.

5. Edita y cambia el proceso a medida que avanzas

Si llegas a mitad de camino y te das cuenta de que no va según lo planeado, no tengas miedo de cambiarlo! No hay una solución única para todo tipo de problema. Cada compañía tiene sus propios problemas y objetivos que puede lograr examinando soluciones que sean convenientes para sus propias necesidades específicas.

6. Revisa los resultados

Cualquiera que sea el resultado de tu plan, utilízalos para ayudarte a ajustar las decisiones futuras. Tal vez necesites más fondos o más tiempo para completar la meta – ahora eres más consciente de lo que puedes esperar en tu próxima tarea.

7. No tengas miedo a fallar

No todos los riesgos salen según lo planeado, pero es crucial que aprendas de tus errores. Aunque siempre existe la posibilidad de fracasar, cuando los riesgos están bien pensados y son ejecutados correctamente pueden ser muy beneficiosos para todos los involucrados.

Conclusiones

El riesgo es inevitable, sino te quedarás siempre en el mismo lugar. Por lo tanto, el mejor enfoque que puedes tomar para tu negocio es controlar los riesgos mediante la toma de decisiones informadas.

Para tener en cuenta: A veces se corren más riesgos justamente por no arriesgarse.

¿Sugerencias, comentarios? Por favor, compártelos abajo.

Sin comentarios aún.

Déje un comentario