Haz tu cobranza más eficiente

Llamar constantemente a tus clientes para pedirles que te paguen un servicio repercute en pérdidas para la empresa por retraso en los pagos e inversión elevada en el proceso de cobranza. Actualmente hay diversas herramientas que te pueden ayudar a realizar esta actividad de formas más eficientes.

Aquí te presentamos algunas de las mejores prácticas para llevar a cabo esta tarea y mejorar el flujo de entrada de efectivo a tu negocio:

  1. Define una política de cobro y apégate a ella: a veces es bueno brindar condiciones preferenciales a los clientes más importantes, abrir plazos de crédito o abrir una ventana de tiempo para la facturación, sin embargo es importante que al hacerlo les expliques las condiciones y te apegues a ellas.
  2. Segmenta a tus clientes morosos: haz una escala para clasificar a los clientes cuyas deudas sean más grandes para con tu empresa, esto te permitirá trazar un plan de cobranza empezando por las cuentas más grandes o de mayor retraso.
  3. Canales: una buena estrategia es aumentar los canales de comunicación con los clientes a través de los cuales efectúas la labor de cobranza, si les llamas por teléfono compleméntalo con e-mails de recordatorio y en los casos más graves con visitas al cliente.
  4. Escucha al cliente: es posible que tus clientes estén retrasados contigo contra su voluntad, pues el mercado da vueltas y podría ser que estén sin efectivo. En estos casos, cuando muestren voluntad de pago escúchalos y mantente abierto a negociar la deuda y las condiciones de pago.
  5. Domiciliación: si tus retrasos de pagos pueden ser sujeto de domiciliación, contrata este servicio y ofrécelo al cliente, de esta forma ellos no serán morosos y tu recibirás los pagos en tiempo y forma al hacerlo de forma automática con cargo a sus tarjetas de crédito o débito.

Sin comentarios aún.

Déje un comentario